Actualidad Científica

El retraso en la toma de anticoagulantes aumenta el riesgo de demencia

Tal y como reafirma un estudio desarrollado por investigadores del Instituto Cardiológico Intermountain en Salt Lake City (EEUU), cuando se identifica un paciente con fibrilación auricular (FA) es prioritario poder iniciar el tratamiento anticoagulante cuanto antes para reducir el riesgo de padecer un posible accidente cerebrovascular (ictus), la mayor complicación asociada a este tipo de arritmia cardiaca.

Ahora, y gracias a este estudio, sabemos que prescribir el tratamiento anticoagulante tan pronto como sea posible reduce también el riesgo de demencia, ya que este trabajo ha averiguado que las tasas de deterioro cognitivo aumentan cuando se retrasa el tratamiento anticoagulante. En concreto, el Dr. Jared Bunch, director de la investigación, manifiesta que, “la espera de incluso 30 días para iniciar el tratamiento se asocia a un aumento del riesgo de desarrollar demencia a largo plazo”.

En diferentes estudios se ha corroborado el papel fundamental de los fármacos anticoagulantes (warfarina y/o antiagregantes plaquetarios) a la hora de prevenir un ictus en pacientes con riesgo. Ahora bien, varios factores, como la elevada edad del paciente, la comorbilidad o el bajo riesgo de sufrir un ictus provocan una demora en el inicio del tratamiento anticoagulante en las personas con FA.

La investigación llevada a cabo analizó las posibles consecuencias a largo plazo de retrasar el inicio del tratamiento. Por ello, los investigadores contaron con una muestra de más de 76.000 pacientes con FA sin antecedentes de demencia que fueron tratados con un antiplaquetario o warfarina a lo largo del seguimiento. Durante el seguimiento del estudio se centraron en unos aproximadamente 26.000 pacientes que fueron tratados con los fármacos anticoagulantes (4.480 con warfarina) y con antiagregantes plaquetarios (21.781). Para hacer el análisis comparativo, dividieron a los participantes en dos categorías: los que recibieron tratamiento inmediato (comenzaron menos de 30 días desde el diagnóstico) y los que recibieron tratamiento tardío (comenzado después de un año).

Los datos obtenidos mostraron que el retraso en la administración del tratamiento se asoció con un riesgo significativamente mayor de acabar padeciendo demencia. En concreto, los investigadores utilizaron la escala de medición conocida como la puntuación de CHADS2-VASc para predecir los riesgos de accidente cerebrovascular e identificar aquellos con mayor riesgo de deterioro cognitivo con un retraso en la terapia.

Los resultados revelaron que el riesgo de demencia en pacientes de bajo riesgo era un 30% más alto para aquellos que recibieron el tratamiento más tardíamente. Dicho porcentaje aumentó hasta un 136% más alto en los pacientes de más alto riesgo. Además, el trabajo también desveló que el riesgo de demencia aumenta progresivamente según se amplía el tiempo hasta que se empieza con el tratamiento.

En definitiva, los resultados del estudio presentado este mes de mayo en la 38ª Sesión Científica Anual de la Heart Rythm Society, refuerza que en los pacientes con FA se debe iniciar el tratamiento anticoagulante tan pronto como sea posible para poder evitar el riesgo de sufrir demencia a largo plazo.

Fuente: ABC.es


AGENDA DE ACTIVIDADES

Día Hora Actividad
Junio
8-9

- - -

XI Jornadas Cardiológicas. Semana del Corazón de Granada
Lugar: Colegio Oficial de Médicos de Granada
C/ Andrés Segovia, 53. 18008. Granada
Más información:
Tel. 958 082 868 / 653 844 190
presidente@vivirconcorazon.com

En cumplimiento de la nueva "Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico: (LSSI-CE Aprobada en el parlamento español 13/12/1999, nº 34/2002)", si Ud. no desea recibir más información de nuestra base de noticias, por favor visite el siguiente enlace